5 maneras de saber si sufro acoso laboral

¿5 maneras de saber si sufro acoso laboral, cuál es el límite? Conocer que estás sufriendo acoso laboral es difícil pero no imposible. Con estos cinco puntos, podemos hacernos una idea y saber si estamos sufriendo mobbing.

  1. Te privan de la información imprescindible y necesaria para hacer tu trabajo: ¿Hay algo peor que tu superior te desborde de trabajo? Sí, que no te ofrezca ninguna tarea a realizar. Hemos observado que algunos trabajadores tras un episodio de acoso laboral, sus jefes dejaron de pasarle ninguna tarea.
  2. Te limitan malintencionadamente tu acceso a cursos, promociones, ascensos, etc.: Es frecuente que la persona que esté sufriendo acoso se le restrinja el acceso a hacer cursos. Como es sabido en la formación de los trabajadores, “la formación deberá impartirse, siempre que sea posible, dentro de la jornada de trabajo o, en su defecto, en otras horas pero con el descuento en aquélla del tiempo invertido en la misma. La formación se podrá impartir por la empresa mediante medios propios o concertándola con servicios ajenos, y su coste no recaerá en ningún caso sobre los trabajadores.” Hemos tenido casos en donde clientes que llevaba más de 20 años en una empresa no han hecho ningún curso de formación e incluso se les ha coartado en el momento de promocionarse. El sujeto en cuestión sólo pudo realizar un curso que se tuvo que pagar él mismo de su bolsillo y que tuvo que dejar de hacer porque sus superiores argumentaron que lo realizaba en horario laboral. No sólo no lo ascendieron por estudiar ruso que iba a ir bien para la expansión internacional de la empresa, sino que lo rebajaron de categoría.
  3. Recibes una presión excesiva para sacar adelante el trabajo: lo que se conoce como burnout, es decir acabar quemado del trabajo. Si te quedas muy a menudo haciendo horas extras y que no te pagan, puede ser un motivo de mobbing. Si alegando que no trabajas fuera del horario laboral como que estuvieras obligado a trabajar los domingos. Se te asignan plazos de ejecución o cargas de trabajo irrazonables, el ‘lo quiero para ayer’ que suele ser un mantra grabado a fuego de muchos de nuestros superiores. Y es que esta frase tan extendida en el acerbo de los empleadores suele esconder una gran verdad: Nos pueden sobrecargar de temas y a veces lo hacen a propósito para tenerte distraído o para que no consigas los objetivos que te habían marcado. Si ves que tu jefe está pidiéndote lo imposible, plantéate si lo hace porque cree que todavía puedes dar más de ti o si su verdadero fin es distraerte de tus verdaderas obligaciones.
  4. Desvaloran continuamente su esfuerzo profesional: Imagínate que tu jefe te comenta que tu trabajo es mecánico y que no tiene ningún valor añadido, como diciendo que cualquiera lo puede hacer. Si llega a este punto, quizá su propósito sea el de minarte tu moral.
  5. Tu jefe te lanzan insinuaciones o proposiciones sexuales directas o indirectas: Si el clima de trabajo está más subido de lo habitual, piensa si no estás sufriendo acoso sexual en el trabajo.

Si tras estos puntos todavía te preguntas: ¿sufro acoso laboral?

Lo mejor es acudir a un profesional que te asesore si el proceder de tu empresa es el correcto y que no estás expuesto a ningún episodio de acoso laboral. sufro-acoso-laboral

Si te ha parecido interesante el artículo, coméntalo en nuestro foro. ¡Nos encanta saber vuestra opinión! y si te ha gustado mucho comparte en las redes sociales :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Al continuar navegando por www.fontelles.com estás aceptando nuestro uso de cookies. Encontrarás la información detallada en Ver política de cookies. ACEPTO

ACEPTAR
Aviso de cookies