Me han despedido apretón de manos

Algunas veces hemos pasado por el difícil momento de ser despedidos de nuestra empresa. Si éste es tu caso o piensas que quizás esto te pueda ocurrir, Fontelles Advocats pone a tu disposición un breve vídeo -incluido en este artículo- sobre cuáles son los mejores pasos que hay que seguir durante todo el proceso.

Algunas preguntas por si me han despedido… Con respuesta

Ante el despido, conservar la calma

En primer lugar conocer que un despido es una notificación que hace la empresa al trabajador y que, por tanto, no pueden obligarnos a firmar nada que no queramos. Las notificaciones del despido pueden ser de varias maneras, la más habitual es la vía presencial pero si estamos de baja por enfermedad nos pueden enviar un burofax a casa. En el caso del despido presencial, el trabajador suele ser llamado al despacho por un superior, jefe, jefe de recursos humanos o algún consultor externo. En el despacho recibe una carta de despido, normalmente junto con el finiquito, le explican los motivos por los que prescinden de sus servicios y le dicen que tiene que firmar. Pero ¿Tenemos que firmar necesariamente esta carta tal y como dice la empresa? La respuesta es no.

Firmar No conforme en la carta de despido

Lo más ideal es firmar la carta e introducir de manera legible No conforme con la fecha del día que has recibido la carta. ¿Por qué debo añadir No conforme en la carta? El hecho de firmar No conforme no implica que estemos necesariamente en desacuerdo con el contenido de la carta o del finiquito, quiere decir que nos reservamos el derecho a examinarlo todo tranquilamente. Básicamente tiene una función de recibí. Podríamos firmar de la siguiente manera: ‘Firmo pero solo a efecto de recibí pero me reservo el derecho a examinarla con tranquilidad’ pero para no poner esta frase tan larga se acepta poner No conforme.

Durante el despido, tenemos el derecho de no firmar

Si por casualidad la persona que tenemos delante nos dice que no podemos poner No conforme o que si ponemos No conforme no tiene valor y que no podrán tramitar el paro y no nos van a pagar el finiquito, lo mejor es no firmar. Conviene recordar que no pasa nada por no firmar. Hay algunas excepciones muy contadas por las que se debe firmar, pero en la mayoría de los supuestos si tenemos alguna duda, no pasa nada por no firmar. El trabajador tiene que recordar que el hecho de firmar es un acto reflexivo por el cual sabemos lo que firmamos. Justamente en un ambiente tenso como en una notificación de despido es muy lógico que nos entren las dudas.

¿Entonces… Qué pasa si no firmamos?

Básicamente pueden pasar dos cosas; Primero que hagan venir dos testigos de la empresa para que firmen diciendo que son testigos de nuestra negativa a firmar, en cuyo caso nos quedaremos para que nos den copia de esa carta de despido. Segundo, si la situación es muy tensa tenemos el derecho de irnos sin firmar. Al ser la empresa quién está obligada a notificarnos el despido, se tiene que encargar de hacernos llegar un burofax a nuestro domicilio.

Recopilar pruebas

Siempre y cuando sea posible, y ayuda mucho al profesional, es importante poder juntar pruebas antes de abandonar definitivamente la empresa, como por ejemplo recopilar mails de la empresa y reenviarlos a nuestra cuenta personal ya que más adelante nuestro correo corporativo quedará inactivo. También suele ser útil poder hablar con los compañeros para ver si ellos estarían dispuestos a testificar en algún momento si fuera necesario. Lo mejor, como la mayoría de los casos es actuar preventivamente y, ante la mínima sospecha, empezar a recopilar toda esta información con antelación.

Durante el despido, tenemos el derecho de no firmar

No estamos obligados a firmar.

A modo de resumen… acerca de los pasos a tomar en un despido

  • El primer consejo es mantener la calma.
  • Segundo, podemos firmar siempre y cuando añadamos No conforme de manera legible e incluyamos la fecha.
  • Tercero, si vemos que la situación es muy tensa recordar que tenemos el derecho de marcharnos sin firmar el documento. Nos estamos obligados a firmar.

Una vez hayamos tenido en mente estos consejos lo ideal es acudir a un profesional para que nos gestione nuestro caso. En Fontelles Advocats encontrará los abogados laboralistas que velarán de la mejor manera posible por tus intereses. Estamos encantados de atenderle por si quiere ampliar éste o cualquier otro asunto.

¿Alguna duda o consulta? Rellene este formulario y nos pondremos en contacto con usted:

Nombre*

Correo electrónico*

Teléfono*

Mensaje*

He leído y acepto los términos y condiciones de uso