Mobbing y burnout en el trabajo, cómo superarlos


Mobbing y burnout, ¿es lo mismo?

Es indudable que pasamos muchas horas en nuestro lugar de trabajo y que, para bien o para mal, nuestro trabajo nos influye en nuestro estado de ánimo o nuestra capacidad para relacionarlos con los otros, por poner solo dos ejemplos.

En los últimos treinta años, a las clásicas enfermedades causadas por el trabajo y consideradas como enfermedades profesionales, se han sumado dos nuevas patologías que  superan el ámbito físico y se sitúan más en la esfera psicológica. Sin lugar a dudas, nos referimos al mobbing y burnout, ¿en qué se diferencian, cómo los podemos afrontar?

mobbing-y-burnout

 

Burn out o estar quemados del trabajo

Cuando hablamos de burnout nos referimos a un cuadro clínico que engloba una serie de síntomas que conjuntamente configuran un síndrome de agotamiento o de pérdida de energía de algunos trabajadores. Estos profesionales suele ser mayoritariamente del sector servicios y experimentan graves problemas al verse superados no tanto por sus propios errores si no por las dificultades en el trato con los usuarios a los que atienden.

Con el síndrome de burn out o “estar quemados” los trabajadores se sienten desbordados o tienen la evidencia creciente de que sus esfuerzos por comprenderlos y asistirlos en sus necesidades no tiene efecto.

El mobbing puede desembocar en una enfermedad profesional

El mobbing puede derivar en enfermedad profesional, es decir, consecuencia del trabajo.  A pesar de ello tanto las autoridades competentes como las empresas se muestran muy reacias a admitir esta circunstancia como tal. La legislación cada vez está dando más cobertura a esta discriminación laboral, sin embargo todavía es insuficiente.

En la mayoría de los casos de acoso laboral, las estrategias que utilizan los acosadores o mobbers son sutiles, ya que evidentemente no quieren dejar ningún tipo de rastro.

El mobbing suele ser continuado en el tiempo, porque lo que se pretende es que el acosado acabe explotando y quede en evidencia delante del resto de sus compañeros.

El superior o mobber pretende hacer pasar al acosado por poco válido, incompetente, problemático o improductivo con el fin de ridiculizar al trabajador o para forzarlo a que abandone voluntariamente la empresa y ahorrarse un despido.

 

Como evitar el mobbing y burnout

Como hemos comentado según el ambiente laboral que impere en nuestro trabajo nos influirá positiva o negativamente en nuestro estado de ánimo. Para evitar el mobbing y burnout y no quemarnos así en nuestro trabajo diario, médicos y psiquiatras proponen métodos sencillos como:

  • Evitar las rutinas
  • Mantener la motivación
  • Establecer límites y líneas rojas de cargas de trabajo
  • Saber desconectar del trabajo y no estar constantemente enganchado al teléfono
  • Se trata de trabajar mejor.

A veces, sin embargo el ambiente un lugar de trabajo es insoportable y los problemas están enraizados. Llegados a este punto lo mejor es acudir a un profesional tanto médico, que nos pueda diagnosticar si hay alguna enfermedad derivada del trabajo, como legal ya que muy seguramente la empresa ha incumplido alguna normativa o no tiene protocolos antimobbing para evitar situaciones de vulnerabilidad.

Si este es tu caso, lo mejor es acudir a un profesional para que te oriente cuáles son las mejores vías legales para reconducir la situación.

En Fontelles Advocats somos un bufete de abogados laboralista en Barcelona y estamos especializados en casos de mobbing y acoso laboral. Si tienes cualquier consulta, no dudes en ponerte en manos de los mejores profesionales.

Si te ha parecido interesante el artículo, puedes comentarlo en nuestro foro. ¡Nos encanta saber vuestra opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Al continuar navegando por www.fontelles.com estás aceptando nuestro uso de cookies. Encontrarás la información detallada en Ver política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies